Objeciones a la Confesión

http://holyconfessionofyourheart.wordpress.com

HOLY CONFESSION OF YOUR HEART

84626df7ef16710d7ba94f8d035bae84.jpg

protoierej_Aleksij_Uminskij_odin_denj_01_1352926887.jpg

Objeciones a la Confesión

Por el archimandrita Serafín Alexiev

Fuente:

https://cristoesortodoxo.com

Objeciones a la confesión

La confesión debe ser tan importante para nosotros, pecadores, que podamos decir con audacia: no hay salvación para nosotros sin arrepentimiento y la confesión es su conclusión normal. Abba Isaías expresa el mismo pensamiento: “Si no hay arrepentimiento, nadie puede ser salvado”. Así como nos purifica el bautismo del pecado de nuestra separación con respecto a Dios y de todos los pecados conocidos antes del bautismo, así, el arrepentimiento que conlleva la confesión de nuestros pecados nos purifica de toda infracción cometida antes del bautismo.

A fin de sustraernos a la confesión, exponemos objeciones al respecto. ¿Cuáles son las principales?

1.Soy muy pecador. ¿Dios puede perdonar mis pecados? No lo creo. He aquí porque es inútil confesarme.

Esta objeción expresa una actitud orgullosa. El hombre atribuye más peso a sus actos que a la misericordia de Dios. Revela una falta de fe y de esperanza en Su infinita bondad. Pero si un hombre se arrepiente sinceramente, todo pecado puede serle perdonado. “El poder del arrepentimiento está basado en el poder de Dios. El Médico es Todopoderoso y la medicina dada por el es todopoderosa” (San Ignacio Briantchaninov).

San Juan Crisóstomo, al evaluar los resultados milagrosos de un arrepentimiento sincero, dice: “El arrepentimiento es una medicina que destruye el pecado. Es un don celestial, una fuerza maravillosa que, por la gracia de Dios, vence al poder y al rigor de la ley. No rechaza al fornicador, no despide al adúltero, no desdeña al borracho, no anatematiza al Sigue leyendo “Objeciones a la Confesión”

Un vivo pensamiento en Dios – San Juan de Kronstadt, Rusia (+1908)

http://heavenonearthorthodoxy.wordpress.com

HEAVEN ON EARTH – ORTHODOXY

Un vivo pensamiento en Dios

San Juan de Kronstadt, Rusia (+1908)

Que remarcable es la propiedad de la fe: un vivo pensamiento en Dios, la fe del corazón — y Él esta ya conmigo; el arrepentimiento sincero en los pecados — y Él esta conmigo; un pensamiento bueno y sentimiento piadoso — y Él esta conmigo. Pero el demonio puede entrar en mi por la falta de fe, dudas, pensamientos orgullosos, pecaminosos y viciosos. Resulta, que su poder sobre mi es limitado y depende de mi mismo. Prestando yo mas atención a mi estado, rezando mas a nuestro Señor Jesucristo, el demonio no tiene poder hacerme algún daño.

Fuente:

http://catecismoortodoxo.blogspot.com

http://catecismoortodoxo.blogspot.com/2014/12/un-vivo-pensamiento-en-dios-san-juan-de.html

CATECISMO ORTODOXO